Blogia
SIMAP-CLM

Aplicación de la jornada de 65 horas/semanales.

Reproducimos por su interes el e-mail enviado por nuestra compañera de SIMAP(Concha Ferrer Tuset), sobre la aplicación del opt-out (aceptación voluntaria de jornada de 65 horas/semanales.

A este respecto podemos estar tranquilos pues nuestro Consejero de Sanidad,  Roberto Sabrido ha sido designado por el Consejo Interterritorial para manifestarse contra este abuso ante el Consejo Europeo de Empleo y Política Social. (Ver DM 18-6-2008).

Hola amigos.

 

Un compañero me ha enviado un correo con estas preguntas. Como pienso que pueden haberos surgido a vosotros he intentado responderlas lo mejor posible. Espero que os sea de interés.

 

Tengo algunas preguntas sencillas:

 

 1.- Para cuando se espera que entre en vigor la nueva normativa. 2.- ¿Todos los países deberán modificar sus leyes nacionales, o entrará en vigor directamente? 3.- ¿Qué pasará en España? ¿Podría no aplicarse aquí por decisión del gobierno?

 

 

En cuanto a la entrada en vigor de la nueva normativa no se sabe ya que primero debe ser revisado y aprobado el texto en el seno del Parlamento Europeo. Esto será hacia finales del 2008. Se piensa que en la coyuntura política actual el parlamento aceptará el texto elaborado por el Consejo de Ministros. España encabezaba un grupo opositor que sí tenía hasta ahora capacidad de bloqueo, pero ha perdido como aliados a Italia y Francia. Ahora no tiene los apoyos de estos dos países, no puede formar un grupo con capacidad de bloqueo, pero…faltan unos meses…y la situación…no creo que cambie. Desgraciadamente no están los tiempos para abonar el terreno de los derechos sociales y los mismos trabajadores quieren “más pasta” y poco les importa hacer más horas en general. Si ellos que son los perjudicados no se mueven, desde luego no lo harán los políticos presionados por empresarios y con los problemas para cubrir servicios como sanidad, policía, bomberos, etc.

Pero también hay grupos que tienen otra visión de lo que acontecerá en los próximos meses:

Una vez dado el visto bueno por los ministros de trabajo de la UE-27, le toca ahora al Parlamento Europeo tomar opinión y decidir sobre el texto. Es muy probable que, por la presión social y por la mayoría progresista en esta cámara, sea tumbada o modificada como ya ocurrió con la Bolkestein. Por tanto, el texto pasaría al Comité de Conciliación que alargaría el proceso de esta norma hasta el año 2010, coincidiendo en ese momento con la Presidencia española de la UE que tendría que gestionar el conflicto. Es esta la razón de no votar en contra (porque España no ha votado en contra de la modificación de la directiva y la persistencia de opt-out  pese a la franca oposición activa que ha realizado en todos estos años)

 

La normativa establece unos mínimos, en este caso máximos. Los países miembros pueden mejorar la norma, nunca empeorarla. No tienen por qué aplicar estos máximos y perfectamente quedarse con sus normativas nacionales. Aquí tendremos que entrar los sindicatos, si nos dejan. En nuestro Estatuto Marco ya tenemos aplicado el opt-out. Es más, incluso cuando alguien se ha negado a superar las 48 horas semanales y lo ha llevado ante los tribunales, en algunos casos la sentencia no le ha sido favorable ya que el juez ha aplicado aquello de “las necesidades de servicio”. Por esa parte a nosotros históricamente “toda la vida” nos están aplicando en muchos casos una jornada de 65 horas semanales o más. Por otra parte estaría la consideración de “guardia inactiva”. Sin llamarlo así ya nos la aplican desde el momento en que no descansamos las mismas horas que trabajamos (libranza de guardia) y cuando la retribución de las guardias es menor que la retribución de las horas ordinarias y “nunca tendrán la consideración de horas extraordinarias” según está legislado en el Estatuto Marco. Además es famosa la contestación del Sindic de Greuges en relación a una denuncia por el tema de la guardias/jornada complementaria: Su objetivo fundamental no es realizar diagnósticos y prácticas curativas, sino garantizar la asistencia sanitaria. Apoya el concepto clásico de la jornada complementaria como trabajo de menor intensidad y complicación que el trabajo ordinario. Así que los médicos, ya superamos con creces esta situación, y dudo que esto nos vaya a afectar esta nueva directiva. Si esta norma se generaliza, más nos beneficiaría si pudiéramos hacer causa común con otros colectivos. Pero lo dudo porque ya tienen planificado en el Parlamento Europeo dejar unas excepciones a una posible futura reducción de la jornada laboral. Sin duda los médicos seremos incluidos en aquellas profesiones a las que nunca nos reducirán la jornada laboral. Para aplicar esta normativa además hay que modificar mucha legislación nacional que no se hace de la noche a la mañana, e incluso en una web consultada hacían referencia a la propia Constitución: la propuesta de directiva rompe el máximo vigente de jornada laboral semanal pasando de 48 a 65 horas y mete un hachazo en el derecho laboral y en la negociación colectiva, al dejar al establecimiento de estas condiciones sobre la relación del empleador con el trabajador, como ejercicio de “libertad individual”, pura demagogia teniendo en cuenta que en esa “relación” no se juega en igualdad de condiciones, por tanto no está a disposición de la gente trabajadora. Dicho de otra forma, en términos ideológicos, se bascula la correlación de fuerzas en el ámbito de las relaciones laborales hacia una parte determinada, por eso es entendible su silencio (Comisión Española de Asociaciones Empresariales)  Además, en caso de ir hacía adelante la directiva, violaría el artículo 37.1 de la Constitución Española que habla de que “la Ley garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios”.

 

En España imagino que en un primer momento no se va a aplicar ya que el partido socialista, ahora en el gobierno, ha sido el abanderado en la lucha de la supresión de esta cláusula impuesta por el Reino Unido. Además nuestro país tiene todavía un concepto de derechos sociales bastante arraigado y el tiempo libre y la familia en nuestra cultura mediterránea son bienes muy preciados. En esta aldea global, mal entendida y sobre utilizada por muchos, todavía hay diferencias entre el norte y el sur. A nosotros gente del sur nos gusta retozar al sol. Esperemos que los avaros de riquezas y poder nos dejen hacerlo en paz.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres